Sorpresas y más sobre la Sabiduría de Dios 1

19/03/18

IMPRESIONES SOBRE EL LIBRO DE LAS LAMENTACIONES 1.

 

Primera sorpresa:

DE “CÓMO QUIÉN NO TIENE CULPA DE NADA”

A SER REALMENTE LA CAUSA.

 

Leyendo el Libro de las lamentaciones, al inicio del capítulo 4 (4, 1-4) me doy cuenta que esa “música” me está sonando, vuelvo hacia atrás y compruebo que el inicio del primer capítulo de este mismo libro (1,1-4) presenta unas ciertas similitudes, lo cual aunque me haya llamado la atención, no me extraña porque ya me he dado cuenta que, a imagen de los sollozos, del sufrir el dolor, el libro es reiterativo.

Pero, en cambio, leyendo y releyendo sí me doy cuenta que me produce sorpresa el que estos dos textos “casi” paralelos contengan unas reseñables diferencias que acaban marcando, aunque algo escondida, una enorme diferencia. Me explico: En el capítulo 1, 1-4 se nos relata un pueblo caído en desgracia que…

“Se ha quedado como una viuda… Pasa la noche llorando… No hay nadie que la consuele… todos sus amigos la han traicionado, se han convertido en enemigos… en la más dura esclavitud… nadie acude a las fiestas…¡y qué amargura hay en ella!”

No parece, para nada, culpable de su situación, más bien parece que todo lo que le sucede le ha caído del cielo, que Jerusalén es completamente ajena a lo que le acontece.

En cambio, en el capítulo 4, 1-4, aunque también se nos relata la desgracia en forma de lamento, están inseridas unas expresiones que nos hacen, si nos fijamos, concluir que la “desgracia” no le es ajena, sino que Ella misma, Jerusalén, algo ha tenido que ver…

“se ha empañado el oro más puro! Las piedras sagradas están tiradas en todas las esquinas. Hasta los chacales presentan las ubres para amamantar a sus cachorros; pero la hija de mi pueblo se ha vuelto cruel…”.

La ciudad de Jerusalén, sus habitantes, tiran por las esquinas las piedras sagradas, se asemejan a chacales , se ha vuelto cruel… insisto en qué en estas expresiones se encierra el hecho de la que Jerusalén ha sido infiel a su Dios. Han entrado en una dinámica de alejamiento que acaba llevando a la infelicidad.

Al final, creo que podemos convenir que en el capítulo 1 se nos está adelantando las consecuencias del pecado que señala el capítulo 4. Es, increíble, uno de los primeros feed-back de la historia.

 

Segunda sorpresa:

DE “NO VER NADA CLARO NI SALIDA ALGUNA”

A ENCONTRAR AL DIOS ESPERANZA Y MISERICORDIA.

 

Uno va leyendo y leyendo, y ya va por la mitad del capítulo 3 y… que oscuro anda esto, no lo veo nada claro ni encuentro salida alguna. Tan solo tropiezo con angustia y, por ello, con mucha desesperanza. Pero… ¿no eramos los elegidos? ¿Nos habrá abandonado Dios? ¿Preferirá a los Babilonios? ¿O acaso serán los dioses babilonios más poderosos que nuestro Dios?

Es inevitable hacerse preguntas, que intentan responder a la incertidumbre, aun más pronunciada por el aparente silencio de Dios, que acaba desembocando en mayor incertidumbre, en desánimo, en desesperanza…

Pero llegamos a 3,19 y, sorpresa, hay agua en el oasis, el horizonte muestra otro paisaje:

Pero me pongo a pensar en algo y esto me llena de esperanza: La misericordia del Señor no se extingue ni se agota su compasión; ellas se renuevan cada mañana, ¡qué grande es tu fidelidad!” (3, 21-23)

 

Esperanza, misericordia, compasión, fidelidad, bondad, perdón, salvación… ¡y tanto que cambia el panorama! Ya no estamos ante un callejón sin salida sino ante un túnel en el que se ve la luz de la salida, la luz de la misericordia de Dios que nos regala esperanza. 

 

Quique Fernández

Escuela de Animación Bíblica

Miracle Sound Radio

Una respuesta

  1. Pedro Manonellas Félix

    Buenos días.
    Como siempre, la Palabra de Dios en la Biblia, extrapolable a nuestra época actual y a nuestras situaciones personales. ¿Qién no ha tenido nunca una “noche oscura” en el alma?. ¿Quién no se ha visto superado por sus propias circunstancias, y ha visto su futuro todo negro?.
    La respuesta en estos versículos del libro de la Sabiduría (3, 21-23).
    Gracias Quique por compartirlo.

Dejar una opinión